AstraZéneca: ¿Una vacuna en fase de ensayo clínico?

0
104

Motril@Digital.- Confirmado por el Ministerio de Sanidad. Las personas de 60 a 65 años serán las agraciadas con la vacuna de AstraZéneca.

La Agencia Europea del Medicamento “insta a que se reflejen los trombos como efectos secundarios muy poco frecuentes y respalda la seguridad y eficacia de la fórmula”, ha señalado en la tarde de hoy.

Sin embargo EEUU y la propia AstraZeneca reconocían que la eficacia aireada a los cuatro vientos, no era tal: “EE UU afirma que los datos de la compañía ofrecen una imagen incompleta de su eficacia”. Días después, AstraZeneca publicó resultados que mostraban una eficacia disminuida, aunque todavía fuerte”.

Por otro lado los expertos aseguran no conocer  “qué provoca las reacciones adversas de la vacuna. Aún no lo sabemos”, señalaban…a pesar de ello se concede el visto bueno para seguir adelante con otro tramo de edad diferente, de 60 a 65 años…¿Qué tienen los de 60 a 65 que no tengan los demás? ¿Para ellos no existirá el efecto secundario que ofrece AstraZéneca?

El Instituto Paul-Ehrlich, centro de referencia para la vacunación en Alemania, detectó 31 casos de trombosis en personas que recibieron la vacuna de AstraZeneca, nueve de las cuales fallecieron, según información vertida por el semanario Der Spiegel.

Once afectados por las secuelas manifestaron síntomas entre 3 y 14 días después de recibir el pinchazo de la vacuna de AstraZeneca. La trombosis en estos casos estuvo acompañada de trombocitopenia, una complicación que causa una disminución de las plaquetas, las células que intervienen en la coagulación de la sangre. Cuando el recuento es bajo pueden producirse sangrados internos.

En Oslo, una mujer menor de 50 años, sin dolencias previas, que había sido vacunada una semana antes y que presentaba un cuadro clínico “inusual”, al igual que otros dos trabajadores sanitarios, todos ingresados el en el Hospital Universitario de la capital de Noruega.

“Presentan una combinación muy rara de baja cantidad de plaquetas, trombos en vasos sanguíneos pequeños y grandes y hemorragias. Otros casos con síntomas parecidos han aparecido en varios países europeos”, dijo en una rueda de prensa Steinar Madsen, el director de la Agencia del Medicamento Noruega.

Por su parte, en Italia, un profesor de música de 57 años, enfermó y murió después de recibir el primer pinchazo de la vacuna de AstraZeneca.

Siete vacunados mueren en Reino Unido por unos raros coágulos de sangre…

En Bulgaria, una mujer de 57 años falleció, con patologías previas,  horas después de ser vacunada, aunque no se debió a la formación de trombos. La muerte fue causada por una insuficiencia cardiovascular aguda con edema pulmonar. Los expertos todavía no conocen “qué provoca esta reacción. Aún no lo sabemos”, declaró un experto.

En Dinamarca, dos personas enfermaron gravemente tras ser vacunadas, una de las cuales murió. También se produjeron dos muertes sospechosas en Suecia.

Al día de hoy se han notificado 100 trombosis y 34 muertes entre vacunados con AstraZeneca en Europa.

Es verdad que cualquier medicamento por nimio que aparentemente pueda resultar, se puede erigir, para quién menos se lo espere en un producto letal. La excepcionalidad siempre existe y existirá. Las secuelas de AstraZéneca son excepciones oficializadas  por la EMA, por tanto quién porte esta vacuna en su cuerpo cabe la la posibilidad de que se convierta en un firme candidato a desarrollar  trombos, de manera “excepcional”. Cierto que hasta ahora con sólo una dosis ha sido una proporción pequeña ¿y con la segunda?…ya se verá tal y como si estuviéramos en un ensayo clínico sin conclusiones ciertas.

La pregunta del millón. En el supuesto de que la vacuna ofrezca un periodo de tiempo de inmunidad importante para quién se la ponga, surge la interrogación: ¿a lo largo y ancho de ese mismo espacio de tiempo inmunitario cabe la posibilidad de que aparezcan los efectos trombóticos con una frecuencia crónica? Es decir, ¿los efectos positivos de la vacuna pueden ir cogidos de la mano con los colaterales negativos?

Ante estas dudas, incógnitas y evidencias, y teniendo alternativas más seguras ¿vale la pena apostar por  “los beneficios de una vacuna que supera a sus potenciales riesgos?” ¿Con esa conclusión de la EMA y el Ministerio de Sanidad Español, justifica y justificará las muertes que se van a originar, “de manera excepcional”?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here