Rubite, un espléndido balcón al Mar por descubrir

0
182

Antonio Cabrerizo.- A 36 kilómetros de Motril y a 17 de Castell de Ferro, se encuentra Rubite. Un término municipal de tan sólo 382 habitantes que se reparte por el núcleo principal y las cortijadas de los Casarones, Los Gálvez, Barranco Ferrer, El Lance, Los Díaz y Rambla del Agua.

Puede ser una imagen de cielo

Rubite es montaña, en tanto en cuanto su cota más alta se sítúa a casi 800 metros de altitud, mientras que el extremo opuesto se colocan casi a nivel del mar.

Es uno de esos pueblos que los granadinos que habitan  en la costa, ponen su mirada en él para pasar el fin de semana. Su alcalde y el resto de la corporación lo saben y en este sentido llevan desde hace tiempo tratando de que su tierra sea punto de referencia rural turística.

Puede ser una imagen de al aire libre y árbol

En Rubite están de enhorabuena . Desde hoy, 1 de mayo, Día del Trabajo, ha abierto sus puertas el Bar Municipal, guardando todas las medidas de seguridad ante el Covid. Un espacio donde se puede disfrutar de las mejores vistas del entorno, mientras se degusta de las exquisiteces culinarias típicas de la Contraviesa, con zona de columpios para los peques y una amplísima terraza en el parque “Federico García Lorca”. Un lugar donde relajarse y estar en la mejor compañía.

Puede ser una imagen de cielo, carretera y árbol

Aunque la agricultura es su principal pilar económico con invernaderos en el litoral, e higueras, viñedos y almendros en las cotas superiores, también se apuesta por el turismo.

Rubite conserva los restos de tres aljibes almohades con una interesante noria de indudable valor arqueológico. Datan del siglo XII y están repartidos por diferentes puntos del municipio. Junto a uno de ellos se encuentra el  mirador Loma del Aljibe, desde donde se puede disfrutar de unas vistas inmejorables al mar y Sierra Nevada.

Se cuenta que en el siglo XIV, la administración de los monarcas nazaríes había configurado una organización territorial sobre la base de entidades denominadas Tahas. En una de ellas, la “Taha de Suhayl” o “Pequeño Cejel”, existía una alquería, Rubite, que con el transcurrir de los años y la historia, sufrirá todos los avatares y evoluciones por los que hasta nuestros días ha pasado el antiguo “Reino de Granada”.

Como dicen los rubiteños, visitar Rubite es como ir a casa.

Puede ser una imagen de montaña y cielo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here