Yvonne Smit, la dama holandesa que nos enseñó amar a los animales

0
236
Socorro Correa.– “Yvonne Smith”. O dicho de otro modo: honestidad, generosidad, principios e ilusión, algo de lo que muchos nos sentimos huérfanos hoy.
Puede ser una imagen de 6 personas, personas de pie y al aire libre
Conocí a Yvonne hace más de 15 años por casualidades de la vida, yo me iniciaba en el complicado, duro y casi siempre desalentador, aunque absolutamente necesario, mundo de la colaboración con las asociaciones protectoras de animales, y ella llevaba haciendo esa labor en solitario y a “la holandesa” toda una vida. De ella me sorprendió y me sigue sorprendiendo que reciba cada situación con un apabullante optimismo, aderezándolo con su frase favorita y su encantador acento holandés:” … Tú verás que todo sale bien, síii”.
Al principio no entendía de su constante ánimo, inasequible al desaliento, pero con los años aprendí que no era un mantra que repitiese para convencerse y convencer al que quisiera escucharla, ni siquiera era una actitud, no señor, Yvonne Smit es capaz de ver y sentir en cualquier situación que siempre hay algo positivo que rescatar, aunque todo sea un desastre…” Aprendes mejor la próxima vez, la historia es tozuda y se repite, pero sólo si no aprendes…”.
Puede ser una imagen de una persona, perro y al aire libre
Yvonne llegó a la Costa Tropical con 18 años, cuando eso de viajar era de excéntricos extranjeros, se enamoró del lugar, y luego de alguien del lugar,  pronto comprobó la mucha pedagogía y lucha que necesitaba la causa animalista en ésta nuestra comunidad. Su esfuerzo, su tiempo, su dinero y determinación por cambiar las cosas han hecho de esta increíble mujer un referente en ese ambiente y fuera de él, porque rebosa generosidad y calidez humana tanto para los animales como para las personas, con humildad siempre, sin ese afán de protagonismo que en demasiadas ocasiones emborrona las gestas de la gente que trabaja en y por las asociaciones protectoras animales.
Puede ser una imagen de una persona, perro y al aire libre
Hace unas semanas me anunciaba su decisión de retirarse de esa primera línea, han sido meses muy duros los del último año y medio. Y el pasado sábado reunió a unos cuantos de sus muchos amigos para regalarnos, una vez más, su buen humor y esa sabiduría que viene sólo de las experiencias vividas; con su sempiterna sonrisa se despidió con un “hasta pronto”, porque alguien que ama tanto a los animales y que es capaz de tocar el corazón de tanta gente, jamás se jubila del todo, ni puede alejarse de la gente que tanto la queremos.
Hasta luego Yvonne Smit, la dama holandesa que nos enseñó lo hermoso y noble de amar a los animales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here